¿Cómo aprovechar el verano sin salir de vacaciones?

¿Cómo hacer que las vacaciones no se conviertan en un estrés?

Si no pudiste salir de vacaciones, no te desanimes. Existen varias maneras de aprovechar al máximo estos días de buen clima y al mismo tiempo compartir con la familia.

El verano es sinónimo de playa, viaje y descanso, y la mayoría de las personas planea tomarse sus vacaciones en estas fechas para disfrutar del buen tiempo. Es el momento perfecto para pasar más tiempo con la familia, en especial, con los niños que están sin clases.

Sin embargo, son muchas las personas que no pueden salir a veranear en los meses de enero y febrero, pero eso no significa tener que encerrarse y salir solo para ir al trabajo. Existen varias maneras de aprovechar al máximo estos días de buen clima y al mismo tiempo compartir con la familia sin tener que salir de vacaciones.

A continuación, te entregamos algunos consejos y panoramas para que aprendas a disfrutar esta época sin tener que pedir días libres ni permanecer con una visión negativa.


Actitud positiva

Antes de armar cualquier plan, es necesario dejar el pesimismo a un lado, mucha gente no tiene vacaciones en verano, así que lo primero que debes pensar es que no eres el único en esta situación.


Una ciudad vacía

En estos meses el tráfico disminuye, ya que no hay tantas personas trabajando, por lo que te recomendamos que lo aproveches. Por eso, desplázate en bicicleta, en transporte público o caminando para que disfrutes de los pequeños placeres que te entrega tu ciudad. Las calles, las plazas y los restaurantes estarán más vacíos, date el tiempo de recorrer.  


Armar un día de excursión

Una opción es utilizar los fines de semana programando panoramas entretenidos que corten tu rutina por completo, por ejemplo, ir a acampar a algún lugar cerca, para no perder tanto tiempo en el traslado, o subir un cerro con toda la familia.


Maratón de películas

¿Qué mejor que ponerse al día con esa lista pendiente de películas? Una buena alternativa es invitar a algunos amigos y que cada uno proponga una. Lo ideal es simular que están en un cine, tener su asiento reservado y tener algún snack como las clásicas palomitas de maíz.

Explora en la cocina

La excusa más conocida para no cocinar es el “no tener tiempo”. Bueno, en verano la carga laboral habitualmente disminuye y los horarios suelen ser más flexibles. Planifícate para ese día que terminas temprano y sumérgete en el mundo de la cocina. Busca un plato que te encante y prueba tu mano. Será un momento de relajo, además de aprender algo nuevo.


Visita centros culturales

Infórmate y busca exposiciones entretenidas para visitar, siempre habrá alguna que te llame la atención. También, para cortar la rutina de la semana puedes comprar entradas para el teatro, una divertida obra hará que olvides todos tus deberes laborales por un rato.


Disfruta los rayos de sol

Por último, recuerda que es verano, disfruta esos rayos de sol y no te encierres en tu casa. Que no tengas vacaciones no significa que no te puedas escapar un fin de semana a la playa o aprovechar todo un día en la piscina. ¡Anímate y arma una junta con tus amigos!

Comentarios