¿Qué es el Slow Food?

Sabes_qué_es_el_Slow_Food

Comer conscientemente, prestar atención a los ingredientes, saber la procedencia de las materias primas y conocer la manera cómo fueron elaboradas las preparaciones, son algunos de las ideas que abarca este concepto.

Actualmente vivimos en un mundo muy agitado donde el tiempo se ha convertido en uno de los recursos más valiosos. Para hacer frente a este estilo de vida inquieto y alborotado, que muchas veces influye en nuestra alimentación y en el planeta, nació el Slow Food.

Este movimiento fue fundando en la década de los 80s por el italiano Carlo Petrini, con el objetivo de defender las tradiciones regionales, la buena alimentación, el placer gastronómico y un ritmo de vida más lento. Todo esto para hacer frente a las cadenas de comida rápida que por esos días se instalaban en Roma.

Los principios del Slow Food buscan hacer de la alimentación una experiencia, potenciando al momento de comer la atención, el conocimiento y la lentitud, permitiéndole a las personas tomar consciencia de aquello que están ingiriendo. Sus seguidores optan por productos naturales, no procesados de forma industrial, de origen local y de temporada. Además, buscan cocinar con recetas locales, contribuyendo a que no se pierdan alimentos y a afianzar una cultura propia, una identidad que, en muchos lugares, está en peligro.

En este contexto, el movimiento Slow Food promueve la educación y la libertad de elección, la consciencia y la responsabilidad. Aspiran a un mundo donde todas las personas disfruten de una comida buena y saludable y se respete al medio ambiente y a quienes producen los alimentos, aprovechando también todos los recursos, evitando los despilfarros.

Los principales pilares del Slow Food se resumen en los siguientes conceptos:

  • BUENO: alimentación sabrosa y fresca de temporada que satisfaga los sentidos y forme parte de la cultura local.
  • LIMPIO: producción y consumo de alimentos que no perjudiquen el medio ambiente, el bienestar animal o la salud humana.
  • JUSTO: precios accesibles para los consumidores y justas retribuciones para los productores.

Los adherentes a este movimiento han ido aumentando considerablemente los últimos años. Incluso, se creó una asociación internacional que promueve el placer de comer despacio, los productos naturales, las recetas locales y el deleite en los sentidos del gusto y el olfato sin ninguna prisa.

Actualmente, es una organización que está presente en más de 160 países y tiene como misión que todos los habitantes del mundo puedan acceder y disfrutar de una comida buena para quienes la consumen, para quienes la producen y para el planeta.

 

Slow Food en Chile

La red de Slow Food lleva trabajando 10 años en Chile y está articulada por Convivia, un núcleo local de socios que organiza actividades para valorizar a los alimentos y productores locales. Actualmente, tienen presencia en Coquimbo, Santiago, Penco, Quillón, Villarrica, Pucón y Valdivia.

Además, son parte de este movimiento Comunidades del Alimentos, organismo que reúne a todas las personas que producen, elaboran y distribuyen alimentos de manera sostenible, desde los puntos de vista histórico, social y cultural. En Chile, Slow Food reúne a 8 Comunidades de alimentos:

  • Apicultores de Miel de Madroño (Región del Biobío)
  • Viticultores Artesanales de Portezuelo (Región del Biobío)
  • Recolectoras de Avellanas Chilenas de Villarrica (Región de la Araucanía)
  • Recolectoras de Piñones de Curarrehue (Región de la Araucanía)
  • Productores de Miel de Ulmo de Panguipulli (Región de los Ríos)
  • Pescadores de Puñihuil (Isla de Chiloé)
  • Productores de Papas Nativas de la Isla de Chiloé
  • Productores de Pasta de Ajo de Chiloé

Finalmente, también participa Baluartes, un proyecto a pequeña escala dedicado a asesorar y promover grupos de campesinos y pequeños productores familiares, con el objetivo de garantizar un futuro a las comunidades locales a través de la organización de los productores, de la búsqueda de nuevas oportunidades de mercado, y de la promoción y de la valorización de sabores y territorios. En el país existen 4 Baluartes: Merkén, Gallina de Huevos Azules, Frutilla Blanca de Purén y Pescado de la Isla de Robinson Crusoe.

Comentarios